A los 81 años de edad, falleció, Vicente Fernández; leyenda de la música mexicana

Así lo confirmó en las últimas horas el portavoz de la familia Fernández a través de la cuenta de la cuenta de Instagram del artista.

“En Paz descanse Sr. Vicente Fernández. Lamentamos comunicarles su deceso el día domingo 12 de diciembre a las 6:15 am. Fue un honor y un gran orgullo compartir con todos una gran trayectoria de música y darlo todo por su público. Gracias por seguir aplaudiendo, gracias por seguir cantando. #ChenteSigueSiendoElRey”. Reza la publicación.

El fallecimiento del intérprete de “Para Siempre”, ocurrió luego de pasar cuatro meses hospitalizado debido a diversas complicaciones de salud, derivadas de una caída que sufrió en el mes de agosto.

Sin embargo, el pasado 9 de diciembre su pronóstico de salud fue reservado; tras conocerse nuevas complicaciones de salud.

Un día después, el 10 de diciembre, Vicente Fernández Jr. confirmó que su papá se encontraba en una situación bastante preocupante: “Esta grave, está delicado. Estamos todos en oraciones”, declaró el hijo del Charro de Huentitán ante las cámaras del matutino de TV Azteca mientras partía del hospital en su carro.

Los últimos reportes médicos informaron desde hace un par de días, que el cantante presentó falla en uno de sus pulmones, por lo que los especialistas lograron estabilizarlo, pero al parecer su cuerpo ya no soportó más.

De acuerdo con su sitio web oficial, Vicente Chente Fernández nació un 17 de febrero de 1940 en el pueblo de Huentitán El Alto, Jalisco, México. Este lugar le daría su apodo más conocido, es decir, El Charro de Huentitán.

Chente soñó con su carrera como cantante desde que era sólo un niño, así que a los ocho años aprendió a tocar la guitarra y comenzó sus estudios de música folclórica: “Iba a ver las películas de Pedro Infante y le decía a mi mamá ‘cuando yo crezca voy a ser como ellos’”.

Era todavía un adolescente cuando comenzó a cantar “Guadalajara” en restaurantes de comida tradicional mexicana y en la Plaza de los Mariachis, donde los tapatíos contratan mariachis para amenizar fiestas o llevar serenatas.

Fue en 1966 cuando, después de probar suerte en restaurantes, fiestas y concursos de televisión, firmó su primer contrato discográfico con CBS México (hoy Sony Music), con la cual graba “Tu camino y el mío”, “Ni en defensa propia” y “Perdóname”, entre otros.