El Barcelona quedó eliminado en los octavos de final de la Champions League por primera vez desde la temporada 2006-2007. Sin embargo, a diferencia de en las últimas tres ediciones de la Liga de Campeones, los azulgrana se van de Europa después de un buen partido. El desafío del Barça era remontar un 1-4 al PSG. No pudo en la vuelta en el Parque de los Príncipes. Si ni siquiera ganó en París. Pero jugó un gran encuentro, seguramente uno de los mejores de la era Koeman.

El Barcelona apareció en el Parque de los Príncipes dispuesto a arrollar al PSG. Y lo hizo, pero se quedó a medias. Dominó el balón y el partido. No las áreas. Generó una y otra oportunidad de gol, pero la falta de puntería y el acierto de Keylor Navas silenciaban a los azulgrana.

Y, cuando nadie lo esperaba, una distracción de Lenglet en el área terminó en un penalti para el PSG, que Mbappé cambió por gol. Messi se tomó revancha con un fuerte disparó que se clavó en la escuadra de la portería del equipo parisino. El 10 pudo darle vida al Barça antes de que finalice el primer tiempo.

El rosarino, sin embargo, no pudo desde el punto del penalti con Navas. En el segundo tiempo, de entrada, el PSG alejó al Barça de su portería. Sin embargo, los azulgrana poco a poco, volvieron a imponer su ritmo. Mismo problema que en el primer acto: falta de acierto.

El Barça empató en París y se despidió de la Champions.

By admin