Cuando parecía que el proyecto del tren de cercanías del valle de Aburrá, denominado por la actual gobernación como Tren del Río, tenía todo listo para ser presentado al Gobierno Nacional para una cofinanciación del 70 por ciento por Ley de Metros, surgieron más cambios en su estructuración.

Cabe recordar, que, ante la dificultad de lograr una cofinanciación para todo el proyecto, que tiene un valor de 4,6 billones de pesos a precio del 2018, se optó por hacerlo por tramos o unidades funcionales.

La unidad funcional elegida fue una que comprende entre Bello y la estación Industriales del Metro.

Es decir, que, de los 77,4 kilómetros entre Caldas y Barbosa, se priorizarían 12,8 km. entre los tramos anteriormente mencionados, lo cual tendría un costo estimado de 1,48 billones de pesos.

Sin embargo, esto tampoco se cumpliría y el proyecto tendría otra modificación. Carlos Ignacio Uribe, gerente de la promotora Ferrocarril de Antioquia, explicó que en los análisis hechos, la demanda de usuarios en el tramo Industriales – Bello, como se había planteado inicialmente la unidad funcional, no garantiza la autosostenibilidad del proyecto.

Uno de los requerimientos que hace el Ministerio de Transporte es que el proyecto tenga cierre financiero en la operación

“Uno de los requerimientos que hace el Ministerio de Transporte es que el proyecto tenga cierre financiero en la operación, por lo que, ante esa demanda que no está cumpliéndose, tengamos que ampliar ese segmento funcional hasta la estación Aguacatala. Muy seguramente es lo que nos va a dar viabilidad técnica”, explicó Uribe.

Agregó que este proyecto tiene dos miradas: “una que es el Capex, que el valor de inversión para poder ejecutar el proyecto, y la otra es el Opex, que es el valor operativo que garantiza la sostenibilidad del proyecto. Es este último lo que estamos revisando si ampliamos esa Unidad Funcional. 

By admin