Empresario de Buenaventura denuncia amenazas y extorsiones que lo obligan a abandonar la ciudad

Los extorsionistas le exigíeron a la víctima $9.000.000 de pesos para no atentar en contra de su madre y demás familiares.

Como se recordará en meses anteriores el Defensor del Pueblo región Pacífico, Víctor Campaz, denunció a través de este medio de comunicación la alerta temprana que emitía a los organismos de Derechos Humanos y demás autoridades con relación a las modalidades de extorsión y amenazas a diversos grupos de la comunidad en Buenaventura; familias, comerciantes, empresarios y hasta algunos funcionarios públicos.

Si bien, esta denuncia indicaba que son más de 100 las familias que han decidido abandonar la ciudad y, otras que han tomado la valentía de denunciar estos hechos, en las últimas horas quedó registrado que, estos eventos de extorsión y amenazas que conllevan a desplazamientos intraurbanos continúan y no hay una ruta clara para evitarlas.

El nuevo caso tiene que ver con un comerciante a quien sujetos al margen de la ley, lo amenazan exigiéndole entregar una alta suma de dinero a cambio de no atentar contra sus familiares. Estas personas en primera instancia se identificaron como Autodefensas Gaitanistas.

Pero para sorpresa, en una segunda llamada, los nuevos extorsionistas le hacen saber que conocen sus movimientos, familia y lugar de trabajo.

Hasta el momento, las autoridades no se han pronunciado al respecto, sin embargo, llama la atención que, en una de las primeras denuncias hechas por la víctima, los investigadores judiciales le indicaron que las llamadas provienen de una cárcel del país.

“Primero me citaron a la ciudad de Cali para llevarles $500.000 pesos yo no asistí en esa primera llamada me decían que eran de las Autodefensas Gaitanistas, al colocar la denuncia ante la Fiscalía, me dijeron que no me preocupara que eso era una llamada de la cárcel”, expresó la víctima.

El afectado relató que los hombres le dieron un tiempo determinado para el pago del dinero, tiempo que lo obligó a denunciar el caso y, además renunciar a su trabajo para buscar un nuevo sitio seguro. Pues teme que al pagar el dinero exigido, los sujetos vuelvan a solicitar otra suma económica en una próxima oportunidad.

Seguidamente resaltó que “En una segunda llamada, ya me avisan que ellos conocen mi casa, saben dónde vive mi mamá y, que de no entregarles el dinero antes del 15 de diciembre, ellos van a picar a mi mamá (…) Yo les indiqué que me dieran una nueva fecha para el pago y que, sería el 20 de diciembre, pero a raíz de la situación que tengo que pagar sin saber que ellos vayan a buscarme de nuevo, prefieron salir del país y antes dejar en un lugar seguro a mi mamá y mis hermanos”. Puntualizó la víctima a quien por seguridad omitimos su nombre.

A raíz de esta situación, Noticias Al Punto Buenaventura constató que la víctima y sus familiares ya salieron de la ciudad por razones de seguridad.