El arquero de los pijaos exige un aumento salarial y una renovación de su contrato, mientras que el presidente del club lo acusa de querer perjudicar económicamente al equipo. Este viernes los dos protagonistas hablaron en Caracol Radio e hicieron públicas sus diferencias.

Desde hace tiempo la relación entre el portero de Deportes Tolima, Álvaro Montero, y su presidente, Gabriel Camargo, viene mal.

Es costumbre que, cada vez que se abre la ventana de pases, Montero suene para salir al fútbol extranjero, cosa que el máximo dirigente de los pijaos no ha permitido.

Sin embargo, las diferencias entre el jugador y el dirigente parece que ya llegaron hasta el punto límite.

Este viernes, en diálogo con Caracol Radio, Montero aclaró varios de los rumores que han salido últimamente a la luz pública en los que se especulaba que el arquero tenía problemas con el entrenador del equipo, Hernán Torres.

Montero dijo que esos rumores son falsos y explicó que las diferencias que ha tenido con el técnico han sido exclusivamente deportivas.

No obstante, lo que más causó revuelo de la entrevista fue lo que el guajiro comentó sobre la información que Gabriel Camargo ha dicho en las últimas semanas, sobre una supuesta intención del jugador de quedarse con la posesión de sus derechos deportivos.

Según Montero lo que Camargo dijo eran mentiras, ya que, en realidad, lo que él le había pedido al dirigente era la renovación de su contrato.

“El club quiere renovarme el contrato y yo les he dicho que si, pero bajo unas condiciones diferentes a las que me proponen. No es posible que lleve acá cinco años ganándome el mismo salario”, dijo Montero.

Y es que, horas antes, Camargo le había dicho a la misma emisora radial que la intención del jugador era quedarse con su pase y perjudicar al equipo.

“Montero quiere quedarse con sus derechos deportivos y no ha querido negociar. Él es terco en su posición y ha dicho que renunciará a mitad de año. Entonces lo que nosotros queremos es que respete su contrato”, dijo el exsenador de la Republica.

Sin embargo, Montero respondió a esos cuestionamientos diciendo: “Yo estoy abierto a una negociación, pero tengo mis términos. No he actuado de mala fe como lo quiere hacer ver Gabriel Camargo. Simplemente, no puedo aceptar una negociación en la que solo se vea beneficiado el club y no me vea beneficiado yo”.

El portero fue claro en decir que él siempre ha dicho que quiere irse al exterior y que ese ha sido un problema constante con el equipo porque no lo han dejado aceptar varias propuestas.

By admin